Follow by Email

sábado, 3 de diciembre de 2016

PINTAS DEL TORO DE LIDIA (2):

CÓMO IDENTIFICAR PELOS COMPUESTOS Y ALGUNOS ACCIDENTALES

Aprovechando el invierno vamos a continuar la serie de pintas del toro de lidia que empezábamos aquí. Avisamos ya de que es una entrada sólo para los acérrimos aficionados al toro de lidia. Si usted es amante del toro sin más, mejor no siga leyendo porque le vamos a marear más de lo reglamentario (eso sí, vaya bajando con el cursor para recrearse en las estampas que encontrará, todas sin fundas, por supuesto, ya que aquí no humillamos a este bello animal).

Con un poco de interés se podrían evitar errores de bulto como los que menudean en Vic, por ejemplo calificando este cebadita como 'cárdeno mosqueado' -recuerden nuestra crónica aquí con un Vilches toreando como toreaban todos antes-:



O los de Las Ventas, que también navegan a veces, como cuando calificaron este toro de Parladé como 'burraco':



Ambos son carboneros, el de Madrid, además, capirote, botinero y ojalado. En aquel primer capítulo intentábamos aclarar algunos de los pelos compuestos que dan lugar a confusión, especialmente los salpicados, nevados y mosqueados. Continuaremos aquí con otros parecidos. Fíjense en el titular porque nosotros preferimos usar el término más correcto que es 'pinta' y no los más vulgares de 'pelo', 'pelaje' o 'capa'.

A ver cómo calificamos la pinta de este toro:



Nosotros seguimos una norma no escrita. Consiste en pensar que un amigo que no está viendo el toro, tiene una paleta de colores para pintarlo según lo que le digamos. Tendremos que describir el toro que él no ve de manera que lo pueda pintar y que le quede casi igual (por eso en las capas simples no hay mayores problemas).

En el caso del toro anterior, diríamos que es castaño albardado, bragado, meano corrido, bociblanco y lavado de cara. Lo de 'lavado' es sinónimo de 'desteñido'. No se suele usar para la cara pero en los castaños da lugar a confusión porque no podemos decir 'lucero' o 'careto', ya que eso son siempre manchas blancas. Por eso, en estos casos nosotros usamos lo de 'lavado de cara' y nuestro amigo pintor ya deduce que, siendo castaño, la cara será oscura y la mancha roja. Nos parece más ilustrativo que 'carinegro'.

En cambio fíjense en éste cuya ganadería no hemos podido identificar pero sabemos que nuestro amigo Christophe lo retrató en Illumbe para recortes:



A nuestro pintor le diríamos: castaño salpicado, bragado, meano corrido, axiblanco, gargantillo, careto, ojalado, bocidorado, girón y calzado de atrás. Seguro que lo pintaría bastante parecido ¿no creen? A esa peculiar mancha blanca de la cara que no termina de ser del todo triangular, los argentinos la denominan 'malacara'. Y ellos concretarían que las manchas blancas en las patas traseras son 'principio de calzado' porque no llegan a la cuartilla (luego tienen el 'calzado' -cubriendo la cuartilla-, 'calzado alto' -toda la caña- y 'calzado con botas' -por encima de la rodilla o del corvejón-). Incluso tienen un nombre que en España no contemplamos para definir esta rara mancha encima de la pezuña, vean:




Lo llaman 'corona blanca' porque los pelos blancos no llegan a tocar con la pezuña. Es un precioso toro de 'Los Majadales', encaste Vega-Villar, recuerden que hablábamos tristemente de ellos aquí porque acabaron todos en el matadero (éste de la foto se lidió poco antes para recortes en Tafalla).

No obstante, hay alguna vez en que nos vemos obligados a vulnerar las normas y a inventarnos una calificación aparentemente incongruente. Por ejemplo, cuando definimos este becerro de Calejo Pires como ensabanado, mosqueado, bocidorado y lucero ¡en colorado!



Y ¿qué decir de la mancha que presenta esta vaca de Fernando Palha? 




Salvo que alguno de ustedes me rectifique, no tenemos un término en España para definirla adecuadamente como no sea el de 'semicareto'. De nuevo los argentinos, grandes maestros en la clasificación de pelajes del vacuno, lo solucionan diciendo que sería 'cara overa'.

No hagan excesivo caso de la disposición oficial del BOE que pueden leer aquí bajando hasta el anexo II. No sabemos quién la redactó pero hay cosas que no compartimos. Por ejemplo, no figura 'coletero' ni 'capuchino'. Además, discrepamos con la definición de 'zaíno' y también con las que, en nuestra modesta opinión, son incompletas como la de 'lavado' (no habla de la cara) o la de 'acaramelado' (no contempla los toros negros porque ya saben que el adjetivo se refiere al color de las astas y no a su forma, como suelen decir equivocadamente por televisión y en casi todas partes).

Veamos cómo definirían ustedes esta pinta (Fernando Palha):



Castaño berrendo, aparejado, botinero, ojinegro y bocidorado. Tiene que ser hermano de éste de abajo, más corniapretado. La única diferencia es que es bociblanco (no discutiremos si alguien optase por decir 'castaño aldiblanco' ya que por la parte superior parece íntegramente castaño):



¿Se han fijado en que hemos escrito 'castaño berrendo' y no 'berrendo en castaño'? Siempre hemos seguido a los autores antiguos cuando ponían en primer lugar el color predominante, cosa que hoy no hace nadie y que es fundamental para que nuestro amigo pintor, que no ve el toro, pueda combinar bien la pinta. Vean éste que sí es berrendo en castaño porque predomina el blanco:



Es de Sobral. Sería además capirote, lavado de cara, bociblanco, ojalado, alunarado, botinero y ligeramente carbonero. A nuestro modesto entender, no acaba de ser ensabanado porque las manchas castañas son demasiado grandes. El novillo de abajo es un hermano muy parecido:



Pero habría que añadir facado y bocidorado. Observen que decimos 'botinero' a pesar de que las 'botas' son castañas. No hay problema porque lo de 'botinero' se aplica cuando las patas son simplemente más oscuras que el resto (es curioso que se dice 'botinero' y, en cambio, es preferible decir 'bocinegro' en lugar de 'bocinero'). En este ensabanado de Murteira, no hay duda:



Añadiremos que es capirote, ojalado, caribello y mosqueado más que alunarado. Creemos que hay una laguna en los accidentales y es que se centran siempre en la cola con pelos blancos, ya sea coliblanco, rabicano o rebarbo. No se dice nada de un hipotético 'rabinegro' o 'rebarbo en negro', que sería lo aplicable a éste de Murteira. A continuación, un novillo de Cebada muy parecido aunque cambiaríamos lo de 'mosqueado' por 'alunarado':



Aquí tenemos un berrendo en negro de Sánchez Cobaleda, lucero y capuchino:



Y aquí un negro berrendo de Barcial, lucero y ligeramente remendado (los lectores de Castilla la Vieja habrán oído cómo a las reses berrendas se las denomina por allí 'jardas'):



¿Cómo calificamos este toro de Osborne para que lo pinte correctamente nuestro amigo?



Ensabanado, capirote, caribello, botinero y alunarado ¡en castaño! Por cierto, en Osborne sale a veces esta pinta rarísima, a ver si coincidimos:



Ensabanado, capirote ojo de perdiz y alunarado ¡en colorado!

Acabamos los castaños con esta maravilla de Sobral, a ver si coinciden con nuestra definición antes de leerla:



Berrendo en castaño remendado, listón, bocidorado, ojalado y lavado de cara. Alguno de ustedes quizá discrepe pensando que es sardo. Para nosotros, el sardo tiene que tener los pelos de los tres colores más mezclados (blanco, rojo y negro). 

Vamos con ellos porque, en principio, con decir 'sardo' sería suficiente pero para que alguien que no lo ve se haga una idea correcta del toro, habrá que precisar algún detalle. Por ejemplo, un sardo a secas, o sea, un sardo ordinario, de Miura:



Pero ¿qué me dicen de éste de Sobral?



Habría que precisar que es sardo claro, capirote en castaño, ojalado, lavado de cara y bociblanco. En cambio, sardo oscuro sería éste de Concha y Sierra:



Otro sardo ordinario de la misma ganadería:



Hay una variante curiosísima también en Concha y Sierra que nosotros calificaríamos de 'sardo alunarado' para dar a entender que las manchas de los tres colores forman pequeños lunares. Vean este sardo con Pérez Mota:



Vean éste de la misma corrida recién salido porque es hasta chorreado (los amigos argentinos dirían que es 'triple overo con chorreaduras'):



Es muy probable que sea hijo de este semental:



Si han llegado en su lectura hasta aquí, esperamos no haberles mareado demasiado. A veces se puede pensar que lo que a uno le apasiona también debería apasionar a los demás aficionados. No tiene por qué. En la Tauromaquia hay muchos aspectos diferentes en los que cada uno puede mostrar sus preferencias. En este modesto blog intentamos compaginarlos todos o casi todos: la técnica de torear, las faenas del campo, los encastes, la historia del toreo, las crónicas de corridas, los grandes maestros y, hoy, las pintas del toro de lidia.

Ojalá les haya entretenido y no caigan nunca en el error de aquel aficionado de Las Ventas a quien le preguntaron al entrar si sabía en qué consistía un 'marronazo' y dijo 'sí, un toro marrón'.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

6 comentarios:

  1. Cada entrada una nueva lección. Gracias Rafa. Me gustaría leer algún día tu opinión acerca de los concursos de recortes, tiene que ser interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a usted por perder su tiempo leyendo lo que ponemos.

      Veo que se ha fijado en el final cuando pongo los diferentes temas que abordamos en nuestro modesto blog. Efectivamente, no salen los recortes. Yo he ido a ver recortes cuando he tenido ocasión pero no soy un entendido y hay otras páginas en internet donde lo bordan.

      Reconozco el tremendo riesgo que suponen pero a veces me causa mejor impresión la actitud 'torera' del recortador en un recorte con menos riesgo que el que lo hace de manera menos torera pero con mucho más peligro. Supongo que será una deformación de mi afición taurina.

      No obstante, he visto hacer ese recorte de rodillas, de espaldas y con un espejo que me parece una cosa espeluznante. Y, por encima de todo, aún valoro más a los aficionados del reino de Valencia que por las calles son capaces de torear con un jersey a toros con toda su pujanza o a recortarlos en la plaza del pueblo de manera magistral.

      Cuando todos estos valencianos empezaron a ir a Pamplona al encierro, cambiaron la forma de correr porque se ponían tocando los pitones. Hoy, todo el mundo quiere ponerse igual que ellos y eso es muchas veces imposible. Hay algunos que van por los pueblos navarros en verano llevándose sus buenos dineros en concursos de recortes a vacas en puntas y el público de la tierra me consta que se queda maravillado con ellos.

      Y por último va también mi admiración hacia su idolatría al toro, la misma que sentimos nosotros. En otros sitios de España encuentras aficionados al toro pero 'desde la muleta', para entendernos, del torero y de torear. En el Levante lo primero es el toro, después nadie, y después el toro.

      Y las corridas se acabarán más pronto que tarde pero en las calles de Valencia seguirán corriendo toros y en sus plazas haciendo recortes, ya verá.

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  2. Preciosos toros, difíciles de ver de manera habitual en las plazas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero pocos son los que entrarían en una plaza como Las Ventas: aparte del de Parladé, el ensabanado de Osborne, el de Porcar de Concha y Sierra, el de Murteira y el de Miura sardo. Y pare usted de contar.

      Eliminar
  3. Recomiendo leer el libro : Guía de Campo del Toro de lidia, Pintas, Particularidades y Encornaduras. Editorial ALMUZARA. Coleccion Taurologia. Autores: Jose Luis Prieto Garrido y Jose Del Pino Martinez. año 2013

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prieto es un veterinario de Córdoba, muy aficionado. Tiene otros libros, entre ellos ese de 'Ganaderías míticas' con entrevistas a ganaderos y comentarios de encastes.

      Otro muy completo es el de Rodríguez Montesinos:'Pelajes y encornaduras del toro de lidia'.

      Pero en la entrada pongo cosas que son de mi cosecha, como lo de 'lucero en colorado', 'rabinegro', 'rebarbo en negro', 'lavado de cara' o 'sardo alunarado'. Creo que debería enriquecerse más el lenguaje taurino respecto a las pintas para concretar algunos detalles que pasan de largo.

      Los argentinos tienen una variedad bastante más rica en cuanto a definiciones de pintas del vacuno, aunque en su caso no es de lidia, lógicamente.

      Saludos y gracias por su aportación.

      Eliminar