Follow by Email

lunes, 21 de marzo de 2016

CURRO DÍAZ EN MADRID

LAS VENTAS, BAJO MÍNIMOS

Nos fuimos a Madrid el Domingo de Ramos a ver la inauguración de la temporada para comprobar que es una plaza bajo mínimos, con detalles que nunca habríamos querido ver (aquí tienen el vídeo).

Si quieren una pequeña lista, ahí va:

- Se aplaude de salida al primero, que se para en chiqueros, sólo porque lucía dos velas tremendas. Luego, cuando se mueve, se ve que era cariavacado y sin cuello. En Madrid sólo quieren cuernos (todas las fotos son de www.las-ventas.com): 



- Ya no se oye el 'ole' tradicional -sin acento, por favor-, sino el lamentablemente taurino 'bieeeeen'.

- Se brindan al público toros que son un insulto (Galván, el único que lidió).

- La suerte de varas sigue siendo nefasta: caballos resabiados que no obedecen al picador (el primero a Molina), toros que se van al reserva sin que nadie lo evite (tres veces y no contamos la justificada al manso quinto), se pica en el lomo y se pone el toro en suerte a como dé lugar.

- Se reparten orejas de pueblo e incluso se concede una por hacer posturas ante un inválido (a Díaz en el cuarto).

- Ni los del 7 se dan cuenta de que ese 'Viñatero' arrastraba la pata derecha trasera de salida -y decimos arrastraba y no cojeaba-. Cuando alguien se dio cuenta estaban ya los caballos en el ruedo. La protesta fue unánime -no cuatro gatos- y los mismos que habían protestado pidieron mayoritariamente la oreja para Curro Díaz por hacer posturas ante ese pobre animal.

El balance de la corrida fue de tres orejas, salida a hombros y una cogida. Aparentemente, apasionante. Pero, como estuvimos allí, todo fue un espejismo. A partir de lo que sigue, ustedes pueden hacernos caso a nosotros o a los gacetilleros taurinos, como quieran.

Los toros fueron de Gavira, una mansada sin paliativos y sin interés, todos reservones y huyendo en varas. Eso sí, con trapío. Los cinqueños tenían una culata impresionante, cosa que molesta a los toreros más que si son cornalones. El evento duró 2'40'' con llovizna y frío intenso.


CURRO DÍAZ. Lo mejor a su primero, una media con su descomunal capote, pero el toro estaba derrengado y se cambió. El sobrero era un castaño ojinegro de Torrealba, toros salmantinos de procedencia Torrealta. 



La suerte de varas fue un completo desastre que nos hizo temer lo que nos espera en Céret con Díaz anunciado en los carteles. Luego lo sacó con autoridad a los medios y dio dos buenos derechazos. A partir de entonces, el tiovivo habitual de las figuras, fuera de cacho y acompañando el viaje del toro con posturas barrocas. Eso sí, pierna atrás permanentemente y echándose el toro afuera por si acaso en cada pase. El torillo iba y venía con gran comodidad. Observen su temible embestida y por dónde coge Díaz el estaquillador:



Media a capón, dos descabellos y oreja. Como lo oyen.

Su segundo era ese inválido que renqueó durante cinco minutos sin que nadie protestara. Luego hubo un mini escándalo pero la cuadrilla de Díaz le echó el capote arriba a la salida del caballo para que no fuese al corral. Así, Díaz se dedicó a hacer pinturerías con el choto cojo. Trasera caída y oreja. Como lo oyen.

Mató al de Galván por la cogida de éste. Tenía la puerta grande asegurada y no arriesgó ante un manso más de Gavira. Estocada baja y a hombros (vean los tendidos, hubo un tercio de entrada).



JUAN ORTEGA. Confirmaba la alternativa. Nos pareció verlo como desconfiado. Le faltó mando para conducir al rebrincado primero. Como además le punteaba la muleta, ya se pueden imaginar. Pinchazo pescuecero y media lagartijera. La embestida del toro, también da miedo:



A su segundo, otro manso tardo y reservón, casi de carreta, debió recetarle un buen macheteo andando por la cara y toreando sobre las piernas. Pero no, quiso hacer la faena habitual que quedó en nada, lógicamente. Metisaca sin pasar, dos pinchazos y estocada habilidosa. 



DAVID GALVÁN. Otro manso huidizo fue el único que lidió. Y es que insistió en iniciar un pase cambiado en el platillo a un toro que estaba parado y que lo miraba pensando lo mismo que nosotros: 'pero ¿qué haces? ¿No ves que te voy a arrollar?' Y así fue. Cornada cerca del gemelo con sangre por la media pero continuó con el toro hasta que lo mató. Muy bien, ahí homenajeó a su mentor Ruiz Miguel, que habría hecho lo mismo.

Obviaremos su destoreo porque iba herido y ni de broma se nos ocurrirá criticarlo. Trasera atravesada con bella muerte del toro. Oreja del sentimental público madrileño. Ya no salió a matar su segundo. En la foto se ve la herida:



Pues así lo vimos. Nos da la impresión de que el público de toros, harto de la ofensiva antitaurina, quiere demostrar que se divierte mucho con este espectáculo. Por eso, en tres meses de temporada llevamos miles de orejas y cientos de salidas a hombros.

Pero, la verdad, pensábamos que en Las Ventas se mantendría un poco de seriedad. No hay tal. Y nos tememos lo peor para el san Isidro que viene. Al tiempo.

Saludos cordiales aún desde Madrid. Rafa.

6 comentarios:

  1. Rafa,Las Ventas lleva así ya algún tiempo, por San Isidro cambia algo.
    Yo no estuve ayer en la Plaza y por ello no puedo opinar, pero algunos amigos aficionados que si estuvieron comentan que Curro estuvo bien,como es él.
    Si es cierto que le ponen pegas a la primera oreja.
    Bueno iremos viviendo la temporada y analizaremos lo que ocurra.
    Un saludo.
    Cota.

    ResponderEliminar
  2. Pero, por san Isidro ¿cambia a mejor o a peor?

    Esos amigos ponen pegas a la primera oreja, como yo. Y a la segunda, a base de pinturerías ante un torillo cojo ¿no ven ninguna pega? Y con una estocada trasera y caída muy defectuosa...

    Igual me quedo sólo con mi opinión pero me lo tendrán que argumentar muy bien para que la cambie.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Cambia por mayo a mejor.
    Cota

    ResponderEliminar
  4. Estimado aficionado:
    Siento mucho, se lo digo sinceramente, que no le guste el arte de la tauromaquia, porque precisamente eso es lo que hace Curro Díaz: arte cuando torea. Usted se lo pierde.
    Lamentablemente yo no estuve esa tarde en la plaza (aunque quien lo lamenta es ud. a tenor de sus comentarios), pero he podido ver con detenimiento el vídeo resumen de Taurodelta y no tiene nada que ver con lo que cuenta. A lo mejor es que sólo contiene los mejores momentos y no muestra toda la serie de barbaridades que supuestamente acontecieron en el ruedo. Pero es que hay además un centenar de fotografías que desmienten absolutamente sus comentarios (colocación, estocadas, estaquillador) muchos de los cuales son de bastante mal gusto enjuiciando a la labor de un profesional en una plaza de toros. Está en su derecho de opinar y yo estoy en el mío de manifestar que algunas de sus opiniones son de mal gusto. Es evidente que no se identifica con la afición de Madrid a la que tilda de estar bajo mínimo. Yo, sin embargo, opino que Madrid abrió la Puerta Grande a Curro Díaz con todo merecimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Vega:
      Que mis comentarios le parezcan de mal gusto no me sabe nada bien porque en este blog siempre se intenta mantener la buena educación y las buenas maneras. Repaso lo que puse y no veo ese mal gusto por ninguna parte. Pero si usted lo ve así, no se lo discutiré.

      Sepa que escribí la crónica al volver de la plaza. Como siempre hago, no quise leer ningún comentario sobre lo que pasó. Y, además no quise ver el vídeo de Taurodelta, puse el enlace pero no lo había visto hasta ahora mismo. Usted me ha obligado a ello.

      Pues le aseguro que si llego a ver el vídeo aún hubiese sido más duro. Lo mejor que hizo fue esa media que se ve en el 1'38'' y que yo destaco -las verónicas fueron jaleadas pero salen todas sucias-.

      Usted no lo vio pero en el primer tercio Díaz fue un ejemplo máximo de desidia y dejadez. Sus picadores, todos en el lomo. Como le digo, un DESASTRE que presagia lo que puede pasar en Céret.

      Y respecto al arte al que se refiere, a partir del 1'49'' se ve cómo no remata en la cadera sino que se echa el toro afuera en cada pase. Monta el tiovivo de las figuras, cita con la cadera, se coloca de perfil fuera de cacho y abusa del pico.

      No sé qué fotos ha visto del estaquillador. En la plaza lo aprecié claramente porque sus dos faenas premiadas fueron delante de mi localidad. En el vídeo se ve cómo coge la muleta desde el extremo, cosa que critico y demuestro con la foto de Pelegrín.

      Esa oreja al primero la discuten algunos cronistas igual que yo. Pero es que la del segundo consiste en perpetrar más destoreo esta vez ante un pobre animal cojo. Fíjese a partir del 6'10'' en la pata trasera derecha y verá cómo el bicho va dando saltitos porque está sufriendo con esa cojera escandalosa. Yo jamás concedería trofeo a un torero por torear un inválido. Si lo de Díaz lo llega a hacer El Juli, muchos de los que alaban lo del otro día lo ponen a caldo por el insulto de torear ese animal que apenas se tenía en pie. Y no defiendo a El Juli, que no es santo de mi devoción, sino que intento ser justo con todos los toreros.

      Fíjese en el 6'22''cómo cita con la pierna escondida y la va echando atrás en cada pase exactamente igual que en el destoreo de las figuras que tanto criticamos por aquí.

      Y lo que critico de la afición de Madrid lo mantengo totalmente. No se puede protestar unánimemente a un toro por cojo -con razón- y luego pedir la oreja casi unánimemente por torear a ese torillo inválido. En una portátil, quizás, que tampoco, pero en Las Ventas, de ninguna manera.

      Saludos cordiales desde Tarragona y gracias por tomarse la molestia de discrepar. Por cierto ¿sabe lo que me parece de mal gusto? Criticar la faena de Galván -con razón, ojo- cuando estaba toreando con un agujero en la pierna. Ya ha visto que yo he obviado cualquier comentario al respecto por el mérito que atribuyo al diestro por permanecer en el ruedo.

      Eliminar
  5. El cartel era muy pobre. Y aunque Las Ventas, sea la plaza más barata de España, hay festejos que no tienen ningún interés y yo prefiero hacer otras cosas en lugar de perder el tiempo en una plaza de toros, aburriendome y cabreandome. En el festejo, sólo tenía interés, Curro Díaz, Que es un torero de pellizco y pases sueltos. Es difícil verle una faena completa y redonda.

    ResponderEliminar