Follow by Email

viernes, 18 de septiembre de 2015

LÓPEZ SIMÓN EN ALBACETE

     ¿MÁS DE LO MISMO?

Más de lo mismo porque vuelven las críticas de los taurinos al presidente por no dar la segunda oreja igual que pasó en Bilbao y porque, a nuestro modesto entender, el toreo de López Simón fue el mismo que el de nuestras queridas figuras.

Reconocemos sin ambages su gesto de anunciarse todavía convaleciente pero intentaremos ver lo que hizo sin dejarnos llevar por el sentimentalismo. Y, de entrada, digamos que lo que hemos visto de él hasta ahora no nos ha parecido nada diferente al destoreo habitual de nuestras figuras. Es verdad que se está muy quieto pero no más que Castella, por ejemplo.

Podemos ver el resumen de su faena al segundo en este vídeo a partir del 1'41'' . Ya que están asistirán a una estocada infame de El Juli tanto de ejecución como de colocación a partir del 1'26''.  Nada que ver con la buena que da José Garrido en el 6'40''. Y el mismo Garrido protagoniza uno de los mejores inicios de faena de rodillas que recordamos (en el 5'20''). Pero cuando se pone de pie hace lo mismo que vamos a criticar a continuación.
Empezó López Simón con unos delantales vulgares y unas verónicas nada del otro mundo.

Y en la muleta ya vemos de inicio cómo lleva a cabo ese movimiento de pies tan curioso de las figuras para mantenerse de perfil e ir aprovechando el viaje del toro de manera insulsa. Empieza aquí, vean cómo se va girando para permanecer fuera de cacho:

No se crean que ese juego de pies tan ventajista es fácil ¿eh? Prueben ustedes de salón en casa y verán que hay que cogerle el tranquillo. Continúa el mismo pase aquí con las zapatillas que no apuntan en la dirección del toro sino en perpendicular:


Y liga, sí, pero apartándose del toro y echando la pierna de salida atrás de manera alevosa, exactamente igual que los Perera, Manzanares, Juli, Talavante, Morante y el recién llegado Ponce. Observen cómo 'se esconde' del toro:


No le negaremos el pan y la sal y reconoceremos que remata con un buen pase por alto, que no de pecho, este de abajo -que enlaza con uno de pecho con los pies juntos también bonito-:


El toro iba y venía sin problemas, además estaba en puntas (hace muchos años que Daniel Ruiz pone fundas). Quizá por ese ir y venir el diestro se confía y le pasa algo parecido a lo que decíamos de Manzanares aquí. Observen cómo cita totalmente con el pico y sin acabar de adelantar la pierna manteniéndose de perfil ya en el primer pase de la tanda:


A nuestro modesto entender, la propia confianza hace que corra la mano antes de tiempo y es entonces cuando el toro lo ve y le echa mano:


Tiene mucha suerte en este momento de abajo porque el toro le podría haber abierto el muslo en canal pero lo prende por la taleguilla:


Quedó conmocionado pero siguió toreando. Otro gesto que le honra pero que intentamos apartar para no dejarnos llevar por el sentimentalismo. Y la cuestión es que, descalzo, sigue con el destoreo moderno. Observen aquí cómo está fuera de cacho, de perfil y con su gran muleta mal presentada:

Y aquí cómo liga de forma espuria apartándose nuevamente del toro para simplemente aprovechar su viaje componiendo la figura:


Para nuestro gusto, se perfila demasiado lejos para matar,



y cobra una estocada bastante trasera aunque no tira la muleta a pesar del derrote del toro y eso es meritorio, que conste:


Aunque la espada cae muy defectuosa, en el límite entre caída y baja:


Hemos analizado cómo toreó López Simón desde el punto de vista técnico, sin haber vivido la emoción en la plaza por su comparecencia aún con las grapas y por la peligrosa cogida.

Por tanto, y mirado fríamente, insisto, felicitamos al señor Joaquín Coy que, salvo error, era el presidente del festejo. Lo han puesto a caldo en todas partes pero que sepa que, en Tarragona, hay un aficionado que cree que hizo lo correcto aunque se confabule contra él toda La Mancha.

Zabala dice que fue 'la imagen de la estulticia (...) No es cuestión de ser aficionado sino de ser persona' . Es el mismo crítico que hace diez años, cuando este mismo presidente negó la segunda oreja a El Fandi, escribía que era 'el guardián del prestigio de la plaza de Albacete'  (vean aquella crónica aquí y anoten el titular). En fin...

Otros hablan por ahí de este torero como 'El Mesías'. No podemos estar más en desacuerdo: el Mesías vino a predicar la buena nueva y López Simón predica más de lo mismo.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.


8 comentarios:

  1. Desde Granada, tengo que hacerte partícipe de la alegría que me ha dado la lectura de tu escrito. Primero, por algo que debería ser habitual y no lo es, razonar. Así es como se llega al conocimiento, aduciendo pruebas fehacientes. ¡Cuanta falta nos hace este forma de escribir en nuestra afición!. Segundo, por hacerme sentir acompañado en mis opiniones. Nadie podría haberlas razonado mejor. Aunque no vamos a llegar a nada, ¡estamos juntos!.
    Gracias Rafa

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, hombre.

    Si se da una vuelta por nuestro blog verá que siempre intentamos razonar y probar lo que decimos. Eso no quita que nuestras opiniones sean discutibles, faltaría más.

    Respecto a López Simón, nos lo llevan presentando como 'la gran esperanza blanca' y nosotros no vemos esa esperanza por ningún lado. Nos lo venden como aire fresco y nos parece el mismo aire viciado: las mismas trampas de las figuras con su destoreo moderno del tiovivo ridículo aprovechando el viaje del toro. Se leen por ahí unos ditirambos que casi hacen enrojecer de vergüenza ajena.

    Como dice usted que estamos juntos ¡ya somos dos! Y fíjese en que si el presidente Coy lee nuestras opiniones, como Albacete se encuentra a medio camino entre Granada y Tarragona, igual nos solicita que hagamos acto de presencia en la bonita localidad manchega y nos invita a un 'atascaburras' y a unos 'miguelitos' de postre.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente, mi más sincera enhorabuena por el blog, es un gozada leer sus artículos, saludos desde La Rioja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que le gusten, gracias.

      Intentamos argumentar nuestras opiniones aun a riesgo de que nos puedan declarar 'persona non grata' en La Rioja por nuestros recientes comentarios a lo que hizo Urdiales en Bilbao...

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Se lo oí decir un día a Morante: "la quietud tapa muchos defectos". De todas maneras, sin que sirva de excusa, dígame Rafa un torero que en la actualidad no descargue, que no ligue desde la pala...etc. No lo hay, y menos en sus faenas en provincias (en Madrid procuran colocarse mejor). Y no vale los que salen y entran en cada muletazo (Urdiales). Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había escrito la respuesta pero creo que merece una entrada aparte aunque sólo sea para valorar como se merece a algunos de los que intentan hacer las cosas bien -y pondremos no uno sino más de uno-.

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  5. Después de una cornada, casi todos los toreros pierden el sitio. Es normal que se alivie el muchacho.

    ResponderEliminar
  6. CORNADA

    “Valiente, López Simón, torero de corazón.”

    ¿Recibir una cornada?,
    a mí no me importa nada,
    vengo al ruedo por el triunfo
    de los Dioses del Olimpo.

    Siempre buscando la gloria,
    forjando fiel trayectoria,
    plasmo mi verdad taurina,
    que en el arte se origina.

    Valor, arrojo, hombre fuerte,
    confiadísimo en la suerte,
    me cuida La Virgencita,
    mi vida lo necesita.

    Soy torero de fortuna,
    de los cuernos de la luna,
    preparo muy bien mis tientas,
    el paseíllo, en Las Ventas.

    Arrimado, más que nada,
    ¿qué me importa una cornada?,
    pitones, rocen mi traje,
    del miedo, hoy, me sustraje.

    En los gajes de un oficio,
    que da cielo o precipicio,
    cortando rabo y orejas,
    logrando indulto, sin quejas.

    Defiendo mi tauromaquia,
    realidad, festejo, magia,
    me gusta astado cinqueño,
    bravo, de casta, de ensueño.

    Con más de quinientos kilos,
    que levante los suspiros,
    más de media tonelada
    que, a mí, no me importa nada.

    Soy espada, el más osado,
    ¡madre mía!, toro pasado,
    muy cerquita de mi vientre,
    Dios proteja al que lo intente.

    ¡Qué un olé, surque los vientos!,
    las palmas sean mis alientos,
    de una afición sublimada,
    por el toreo enamorada.

    Banda de Música, suene,
    que un paso doble, resuene,
    tóquenme “España Cañí”,
    la cuna donde nací.

    Viendo llenos los tendidos,
    por seres bien entendidos,
    en cuestiones de la lidia,
    con decoro, sin perfidia.

    ¿Qué pierdo, al perder la vida,
    sufriendo mortal herida?,
    revolcado, lastimado,
    nunca, jamás me he rajado.

    Piel surcada, por raíces,
    sangrantes mis cicatrices,
    cosidas llevo las venas,
    de un hilo penden mis penas.

    Aunque sufra otra cornada,
    a mí no me importa nada,
    mas que cimbrar una Plaza,
    soy alma que no fracasa.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    México, D. F., a 20 de septiembre del 2015
    Dedicado a Don Carlos Campos, fiel amante del toreo
    Reg. SEP Indautor No. (en trámite)

    ResponderEliminar