Follow by Email

domingo, 22 de febrero de 2015

¡QUE VIENE FANDIÑO!
¿EL SEGUNDO TRIUNFO DE LA HONRADEZ?
 
¿Puede haber alguien a quien le parezca mal el bello gesto de Fandiño de matar esos seis toros en Madrid? Creemos que no. Bueno, sí, a nuestras queridas figuras. Ellas han montado su chiringuito a base de trampas en el ruedo y golferías en los despachos y se han reservado el derecho de admisión.
 
Foto: ABC

¿Puede haber alguien a quien no le interese que Fandiño triunfe ese día? Le iría bien a él, a la empresa, al ganadero que saque el toro bravo, a la sufrida afición, a los medios de comunicación taurinos, a la plaza de Madrid... A todos menos a las figuras, que, en caso de triunfo grande del de Orduña, se verían obligadas a franquearle la entrada en el chiringuito. Piensen que Fandiño matará en una tarde más encastes diferentes que siete de los diez primeros del escalafón ¡en toda su carrera!

Ojo porque aquí hemos sido muy críticos con Fandiño este año por su toreo acomodaticio, dedicándose a las monas en lugar de a los toros y perpetrando muchas de las trampas del destoreo moderno (ya saben, citar con la pierna retrasada, colocarse fuera de cacho, echarse el toro afuera, no rematar el pase en la cadera, no torear en círculo sino en paralelo, limitarse a acompañar el viaje del toro componiendo posturitas, etc.).

De vez en cuando nos reconcilia que algún maestro antiguo diga lo mismo que nosotros. Palomo Linares, en Aplausos, dice 'hoy no es que escondan la pierna contraria, ¡es que lo esconden todo! Y hacen dar vueltas y vueltas al toro sin rematar el pase'.

A este atanasio le cortó el rabo en Las Ventas (1972)

Vaya por delante que no nos acaba de gustar la ambientación previa de la corrida con fotos como ésta, en paños menores y emulando a Roberto Castañón más que a Antonio Bienvenida:


Ya sé que estamos chapados a la antigua pero un torero es un hombre que se juega la vida ante un animal fiero al que tiene que dominar y estas puestas en escena se nos antojan fuera de lugar. Y de esto de aquí abajo, ya, ni hablar, claro:


La cuestión es si el órdago de Fandiño saldrá bien o no. Las opiniones están encontradas. Los pesimistas argumentan que no es un lidiador para enfrentarse a esos hierros y que se puede estrellar. Tienen razón... si los toros hacen honor a los hierros que llevan marcados a fuego. Pero muchos de esos hierros viven de recuerdos dorados más bien lejanos.

Quien esto firma cree que el torero vasco triunfará y, como hacer de adivino es gratis, se lo vamos a argumentar.

En primer lugar, el aficionado que acuda va a estar de su parte desde el principio. Y el público venteño, contra lo que piensan muchos, es muy sentimental. En la ya lejana encerrona de El Juli, la cosa iba de capa caída, con un viento desagradable, novillos inválidos y sin nada más que silencios y aplausos con un runrún de que la cosa no funcionaba. Incluso el de Victorino le pidió el carnet y El Juli no lo llevaba a mano. Pero el siguiente novillo de Daniel Ruiz le pegó una voltereta seria que hizo que toda la plaza se llevase un susto grande y se pusiese incondicionalmente al lado del niño torero. En el siguiente de Alcurrucén, dos orejas y la salida a hombros (pueden recordarlo aquí con la estocada recibiendo en el 3'30'' -observen el aire-).


Y, en segundo lugar, los toros. Por supuesto que si sacan la casta que se les supone Fandiño se verá en apuros. Pero no creemos que eso ocurra. Vamos por partes:

- Palha: si lo luce en el caballo con tres varas bien dadas cada vez desde más lejos, se meterá al público en el bolsillo. Los toros de Palha están saliendo con ganas de irse al caballo desde que lo ven de reojo. Y si Folque quiere, traerá un toro con garantías (en octubre se hartó de decir que el 191 sería para recordar y acertó de pleno). Como luego, en la muleta, será una lotería, bien puede quemarlo en el primer tercio para ganarse el favor del aficionado serio. Aquí, un Palha que murió en Céret:


- Partido de Resina: tendrá las fuerzas justas y, si no lleva la cabeza muy alta, no le va a dar problemas. Vean cómo humillaba el que mató Castaño en Vinaroz el año pasado -aunque había pasado vergonzosamente por el barbero, recuerden aquí (nuestro amigo Tauro dice con lógica que si piensas afeitar ¿para qué pones fundas?)-:


- Victorino Martín: aquí hay oreja. Nos lo hace pensar que el toro reseñado no parece que tenga la presencia espectacular que se exige en Madrid. Quiere eso decir que lo habrán escogido por reata y, si es así, los victorinos padre e hijo no se equivocan nunca. Eso sí, al caballo seguro que acude por prescripción facultativa pero cuando empiece a hacer el avión, Fandiño no debe dejarlo escapar. Vean aquí un Victorino marcando su dulce paso ante Paulita:


- Cebada Gago: ¡un cebadita! En los últimos años han salido cebaditas de dulce y oro, auténticos bombones que han propiciado muy buenas faenas como las de Vilches y Pérez Mota este año pasado en Vic (recuerden aquí). A poco que le hayan elegido el toro con un poco de cuidado, oreja segura también aquí. Con que sea familia de este memorable 'Castañuelo' o de esta preciosidad que se dejó escapar Alberto Aguilar, será suficiente para desorejar:


- Escolar: podría ser el toro de la corrida, el más completo en todos los tercios si Pichorrongo acierta al escogerlo. Es de las pocas ganaderías que aún quieren pelea en el caballo. Y, después, si saca casta, tragando y obligándole, acabará aceptando el dominio del diestro. Una oreja o dos si la cosa va encarrilada -siempre suponiendo que Fandiño mate bien, cosa que con seis toros, damos por sobreentendida-. Vean un escolar acudiendo presto al caballo en Céret:


- Adolfo Martín: los adolfos cada vez salen más pastueños. Si no fuesen cárdenos pensaríamos en domecqs de los facilitos. Ese puede ser el problema para Fandiño. Si sale uno dulzón y embestidor en plan borreguil, no es torero que corra la mano como Urdiales y eso podría volverse en su contra. Aquí sí que habría que decirle '¡ojalá te salga un adolfo bravo como 'Monerías'! Pero lamentablemente salen con cuentagotas desde hace tiempo. Vean precisamente a Urdiales con un adolfo melosísimo -a media altura para cuidar al toro-:


En conclusión, vemos  un mínimo de tres orejas en la mano del de Orduña a poco que los toros colaboren y acierte con la espada. Por eso creemos que la cosa saldrá bien y allí estaremos para confirmarlo.

Eso sí, un consejo a Fandiño: tanto si las cosas van mal como si van camino de puerta grande, ni se te ocurra repetir el gesto absurdo e innecesario de aquí abajo que ya comentamos en su día en nuestro blog:

Premio a la foto taurina del año: Paloma Aguilar

Por cierto, el título viene a cuento de una entrada que estamos preparando con el récord de orejas en una encerrona en Madrid. Fueron siete las que cortó don Gregorio Sánchez en 1960. El ABC tituló 'El triunfo de la honradez'.


Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.




 

2 comentarios:

  1. Creo que no ne puede explicar mejor!!!Mucha suerte para Fandiño y para el aficionado.
    Tarde de triunfo......o de enfermeria!!! Por cierto: En este tipo de festejos creo que la figura del "sobresaliente" se deberia cuidar algo,por todos es sabido quien no se va apuntar de 2º,pero a quien no le gustaria ver a alguien con unas minimas garantias,en el hipotetico caso de resultar herido....veremos a quien ponen.
    Por el monento a disfrutar!!!! Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Aunque se haya aliviado un poco el año pasado , para poder ahorrar algo de dinero. Ahora mismo, para mi gusto solo hay dos toreros en el escalafón este señor y Diego Urdiales. Por eso, todos los aficionados, debemos de empujar para que la tarde sea un éxito y los empresarios tengan que rascarse el bolsillo para contratar Fandiño, a ver si hay suerte y las figuras se ponen nerviosas. Es una vergüenza que toreros como Finito o Rivera, sigan abriendo plaza a las llamadas figuras en todas la "grandes ferias". Qutando el sitio a los toreros que se la juegan de verdad. Y ojala, también triunfen las ganaderías anunciadas.¡ A la mierda el monoencaste !

    ResponderEliminar