Follow by Email

jueves, 17 de mayo de 2018

FERIA DE SAN ISIDRO, 2018 (4): LA PEOR ESTOCADA ES LA DE MANZANARES

Ya saben que nadamos contra corriente. Nosotros entendemos que Manzanares mata mucho mejor recibiendo que al volapié, donde se alivia más de la cuenta. Vamos a ver las tres estocadas de ayer y las comparamos a continuación. Tienen el vídeo pulsando aquí.


FOTO: Javier Arroyo

Ferrera se perfila alargando el brazo y con la mano demasiado alta:



Pero por lo menos no tiene intención de tapar la cara del toro. En cambio, pueden ver en el 30'' del vídeo que se tira demasiado rápido. La suerte de matar debe hacerse a cámara lenta, dejándose ver, pero para eso se necesita muchísimo valor. Son pocos los que consiguen recrearse en la suerte con lentitud:



Ferrera no ha tapado la cara del toro pero al llevar el brazo demasiado alto la espada caerá trasera.

Talavante es, de todas las figuras y a nuestro modesto entender, el que mejor intenta realizar la suerte. Vayan al 1'26''. Se perfila dentro de la suerte y sin alargar el brazo:



Sigue sin alargar el brazo y avanza sin precipitarse, casi arrastrando los pies, como tiene que ser. Fíjense en el estaquillador apuntando al morro del toro sin intención de pegarle el telonazo infame de El Juli (y de Manzanares):



Efectivamente, no ha tapado la cara del toro y deja una casi entera un pelín pasada pero por mala suerte, no por haber ido con el brazo alto para clavar trasero. Además, nunca salta al matar:



Vamos con Manzanares porque insistimos en que es el peor de los tres a pesar de sus múltiples corifeos y aduladores. Se perfila demasiado lejos, como es habitual en él:



Fíjense en que no ha alargado el brazo pero sí ha girado el estaquillador para cegar al toro:



Manzanares alarga el brazo al final porque el suyo es el brazo más largo de la historia de la tauromaquia. Le permite clavar antes de llegar al embroque. Observen que la estocada es casi entera antes de llegar a la cara del toro (y con el pobre animal cegado por la tela):



Entierra la espada después de haberse aliviado con habilidad saliéndose de la suerte como hace siempre que se tira al volapié (por eso decimos que preferimos que reciba). La estocada resultó pasada, desprendida y un poco atravesada:



En nuestra captura de imágenes no se aprecia debidamente cómo se sale de la suerte al avanzar aunque en el vídeo sí lo podrán comprobar. No obstante, el otro día en Jerez con Morante lo calamos perfectamente. Se perfila apuntando al principio con el estaquillador hacia el suelo para intentar engañarnos. Pero el giro de muñeca lo va a delatar, así como la raya de cal:



Ahí lo tienen, ya ha girado la muñeca para cegar al toro. Y fíjense en que no va hacia el animal sino que se sale de la suerte yéndose por la raya:



Lo ven igual de claro que nosotros ¿verdad? Se ha salido, el toro no ve nada y una vez más aprovecha su larguísimo brazo para enterrar el estoque antes del embroque:



No sale por el costillar. Empezó colocándose encima de la raya y vean dónde ha ido a parar:



Esto que relatamos es costumbre en él cuando mata al volapié. Al recibir es otro cantar, por eso lo preferimos. Si de nosotros dependiera, le prohibiríamos el volapié y le obligaríamos a matar recibiendo siempre.

Pero es que si dependiera de nosotros prohibiríamos los puyazos traseros, las tres medias seguidas, el echar la pierna atrás, las ruedas de peones, el estrellar al toro contra el burladero, las estocadas a capón, los dos pases de pecho seguidos, los arrimones penosos, los toretes obedientes, los caballazos de Madrid, los presidentes caprichosos...

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.



miércoles, 16 de mayo de 2018

FERIA DE SAN ISIDRO, 2108 (3): UREÑA, ATROPELLANDO LA RAZÓN

Nos referimos a la estocada con que liquidó al quinto toro y que le valió la oreja. Ha sido ensalzada por muchos diciendo que se tiró 'a matar o a morir'. Pues no estamos de acuerdo con las alabanzas. No porque no hiciera eso sino precisamente porque lo hizo, lo cual no es de torero valiente sino temerario. Ahí lo tienen ¿ésa es forma de entrar a matar?


FOTO: Julián López

Nos recuerda al gran Cayetano con sus atrabiliarias estocadas en plancha (recuerden aquí):



Sobre la forma de torear de Ureña hemos hablado aquí muchas veces y ya saben que a nosotros no nos termina de convencer (recuerden aquí y aquí). 


FOTO: Julián López

Respecto a su manera de matar es manifiestamente mejorable porque se perfila mal, va excesivamente rápido, lleva siempre la mano alta y clava habitualmente trasero precisamente por llevar la mano de esa manera. Sólo falta que no cruce y entonces tenemos una cogida como la que sufrió ayer. 

Empieza perfilándose mal aunque totalmente dentro de la suerte, ahí se ve que va a ir a por todas. :



Vean dónde lleva la mano que va a clavar. Fíjense en la raya para comprobar que no se alivia lo más mínimo al colocarse sino todo lo contrario, está 'exageradamente' dentro de la suerte: 



Con el brazo así, la estocada siempre caerá trasera, recuerden lo explicado aquí. Esa mano debería estar casi dos palmos más abajo:



Ureña venía picado por haber matado mal a su primero y aquí se tiró encima del toro atropellando la razón y el sentido común. Ahí lo tienen, saltando desagradablemente y sin ninguna intención de cruzar sino de que sea lo que Dios quiera:



Y Dios quiso echarle un capote esta vez aunque no siempre va a estar al quite. En la excelente instantánea del maestro Moore se confirma que no tenía ninguna intención de cruzar y salir por el costillar:



Eso no es torear porque la inteligencia y el valor del diestro deben primar antes que la falta de técnica y la temeridad, defectos ambos que apreciamos en el bueno de Ureña. 


Añadir leyenda

La estocada, como decíamos, se va trasera, algo que omiten todas las crónicas que hemos leído excepto una (la de Mundotoro, miren por dónde):



A los críticos, que son quienes deberían orientar al aficionado, no les importa la colocación de la espada, que también está desprendida:



Luego leemos cosas desmesuradas como la del ABC:

"Espadazo descomunal, brutal volapié con terrorífica voltereta"

En El País se obvia la defectuosa colocación:

"Se tiró encima del morrillo con decisión, lo que le costó una espectacular voltereta"

No cabe duda de que la cogida fue una contribución importante en la petición de oreja, ya pasó algo parecido con Fortes (el sentimentalismo...). Eso lo han detectado en El Español a pesar de escribir como está de moda, con insufribles frases cortas en plan twitter:

"Se tiró de cabeza a la piscina del morrillo que apenas tiene profundidad. El pitón lo encontró. Un golpe seco. La estocada entera, el matador convulsionando bocabajo. Se dio la vuelta a duras penas. Cojeaba aparatosamente. El toro frenó el veneno, encogido, en un estertor eterno. Le aplaudía Ureña manchado de sangre frente a frente. El medidor de demagogia iba a reventar. El show funcionaba. Cuando cayó patas arriba el bicho, la plaza se llenó de pañuelos y Ureña dio la vuelta al ruedo agarrado a la última tabla de su naufragio". 

Los críticos taurinos, que son quienes deberían orientar a la afición, insistimos, parece que se dejaron llevar por la emoción y no hacen hincapié en que así no se debe entrar a matar. Fue un despropósito y una temeridad y nosotros estamos con don Alonso Quijano cuando afirmaba que 

"Las hazañas del temerario más se atribuyen a la buena fortuna que a su buen ánimo (...) La temeridad, más tiene de locura que de fortaleza"



Mucha suerte tuvo Ureña de no llevarse una cornada fea en el vientre. Esperemos que no repita la locura de tirarse de esa manera sobre los pitones porque igual no lo cuenta.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

martes, 15 de mayo de 2018

FERIA DE SAN ISIDRO, 2018 (2): ¿DE DÓNDE SACAN ESTOS PRESIDENTES?

Al final, nos van a volver locos a todos, hasta a los toros:


Gran foto de Andrew Moore, como siempre

Del señor Gómez nos esperamos cualquier cosa, ya lo hemos comentado aquí más de una vez. Va por libre. El año pasado se sacó de la manga la vuelta al ruedo de 'Liebre' y el doce de octubre concedió una oreja de pueblo a Luque tras un lamentable arrimón ante uno de Gavira (recuerden aquí). Hemos avisado de que más pronto que tarde sacará el naranja, ya lo verán.

Ayer envió a los corrales un toro que era de Guisando ¿dónde está escrito que haya que devolver un toro por eso?


FOTO: Javier Arroyo

El señor Magán negó una oreja a Fortes que, al decir de todos los que lo vieron, fue pedida no por mayoría sino por aclamación.



Oiga, presidente, si la mayoría lo pide ¿qué le vamos a hacer? Muy pocas de las orejas que se piden durante la temporada deberían concederse a nuestro modesto entender pero, si fuésemos presidentes, no tendríamos más remedio que sacar el pañuelo en la primera. Destaquemos la impecable actitud de Fortes, lejos de la que ha protagonizado algún niñato caprichoso en situaciones similares (como Castella, sin ir más lejos; recuerden nuestro comentario aquí y las penosas imágenes en el 5'50'' de este vídeo).

Algunos se sorprenden de que la voltereta de Fortes predispusiera al público a su favor. Son los que no saben que los tendidos de Las Ventas son los más sentimentales del mundo.

Hablando de presidentes, recordarán ustedes que Belmonte mató a 'Tallealto' de Contreras un dos de mayo de 1914 en Madrid en una faena que todo el mundo siguió de pie entre ovaciones. Ahí lo tienen aquel día:



Tres pinchazos (uno bueno y otro con desarme), media baja con degüello y después un banderillero que corta la oreja al toro. El personal se echa al ruedo para llevarse al trianero a hombros. Todos los revisteros indicaron que Belmonte cortó una oreja y la cosa se sigue repitiendo hasta hoy. Pero ¿se concedió realmente la oreja? Ésta era la portada de 'The Kon Leche' dos días después: 



El presidente de la corrida fue el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, el señor Pérez Chozas. Su carta manuscrita publicada en ese número deja claro lo que ocurrió:




Era una época en que no había premio si matabas mal y así lo remarca la redacción de la revista taurina:



¿Qué dirían hoy con los miles de orejas que se cortan asesinando a los toros en lugar de matarlos?

En los tiempos de las nuevas tecnologías, nos gustaría leer en cialquier portal cómo justifican estos dos presidentes venteños las arbitrariedades que han protagonizado. Sólo se nos ocurre pensar que es por un afán de protagonismo digno de mejor causa.

Otro que tal baila pero al revés es el señor Polo, que concedió la oreja al chaval Espada con menguada petición (y por un trasteo que seguramente no la merecía, pero eso es cuestión de opiniones).

Aparte de lo dicho, sigue la moda de dar seguidas tres medias verónicas asesinas para quebrantar al toro. Las hizo Morenito a uno de La Quinta y las repitió Del Álamo a otro de Las Ramblas. Nadie se queja y para nosotros eso es una vergüenza. El quebranto que sufre el toro con ese castigo casi equivaldría a un puyazo en regla (no a un picotazo).


FOTO: Javier Arroyo

Cambiando de tema, estamos cansados de la estupidez de si el toro tiene perfil o no. Es una memez. Según eso, uno como Zaballos nunca podría lidiar sus saltillos negros porque son playeros y 'no tienen perfil'. Habrán comprobado ustedes que en la web de Las Ventas, todas las fotos de los toros en el sorteo son de perfil, lo cual resulta cargante y desagradable porque no se aprecia la seriedad en la cara del toro cuando te mira de frente ¡Cuánto echamos de menos a Pelegrín!

Por cierto, éste que ven inevitablemente de perfil es el toro de La Quinta que fue calificado como berrendo en cárdeno ¿Ustedes creen que lo es?



Para nosotros sería más adecuado calificar su pinta como ensabanado carbonero. Un berrendo en cárdeno así, a secas, sería éste de la derecha de Barcial:


Foto capturada de 100x100 toros

El carbonero es el que tiene encima de unos pelos blancos otros negros no tan compactos como el cárdeno. Es como si le hubiera caído hollín encima. A nosotros nos da la impresión de que la base del pelaje de ese 'Meloso' de La Quinta es ensabanada. Aunque la verdad es que dependiendo de cómo le toque el sol, ese toro cambia. Observen aquí y comparen con la imagen anterior del corral:



Podemos llegar a un acuerdo si se nos dice que es berrendo en cárdeno franciscano, eso lo podemos aceptar, pero berrendo en cárdeno a secas, no nos parece acertado.


FOTO: Andrew Moore

A veces en la identificación de las pintas en el sorteo de Las Ventas indican unos accidentales que otras veces omiten, cosa que no entendemos. En el caso de éste, no decían que era astracanado, por ejemplo:



Y en este otro, no indican que es calcetero de atrás. Además, dicen que es cárdeno salpicado cuando para nosotros es principalmente cárdeno aldiblanco:



Es curioso que en los corrales no se ve que es rabicano pero sí se aprecia en esta bonita foto de Julián López:



Ya ven que nos entretenemos con las pintas de los toros y con las veleidades del palco... Por cierto, la Asociación Nacional de Presidentes de Plazas de Toros criticó la no concesión de la oreja a Fortes por el señor Magán, lean aquí. Allí hablan de 'falta de credibilidad'. 

¿Qué van a publicar sobre lo del señor Gómez ayer con el toro de Guisando? A este paso van a tener que redactar un comunicado diario...

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.





martes, 8 de mayo de 2018

FERIA DE SAN ISIDRO, 2018 (1): 'AFICIONADOS...OS RECIBIMOS CON ALEGRÍA'

'Ole la oreja, ole el gin-tonic y ole mi tía...'

Seguro que ustedes recuerdan la película de Berlanga 'Bienvenido, míster Marshall'. Toda la ilusión que pone aquel pueblo con la llegada de los americanos queda reducida a verlos pasar a toda velocidad en unos coches negros y en medio de una gran polvareda.

¿En qué quedará la ilusión que a estas horas sienten miles de aficionados ante el inicio del exageradamente largo serial isidril? Dicho de otra manera, ¿qué les ha quedado en el recuerdo de la feria del año pasado? Por ejemplo, ¿cuántos toros fueron correctamente colocados en el caballo? ¿Cuántos acudieron tres veces para poder calibrar su bravura? ¿Cuántos tercios de quites vieron? ¿Cuántas estocadas a ley? ¿Cuántos puyazos no cayeron traseros o directamente en el lomo? Y, por último para no aburrirles, ¿cuántos momentos de toreo hondo y verdadero recuerdan?


Juan Carlos Sánchez fue incomprensiblemente ovacionado
tras pegar a 'Liebre' vilmente en el lomo ¿ustedes lo entienden?

Decíamos el año pasado que Las Ventas era 'la nave de los locos', con reacciones populares curiosísimas a veces por sentimentales y otras por caprichosas o veleidosas. Unas, desde el desconocimiento y otras, desde el triunfalismo. No olviden nunca, ya que hablamos del público, que 'los que más saben son los que menos chillan' (lo afirmaba Marcial Lalanda con toda la razón).

Respecto a los toros del año pasado ¿qué nos ha quedado en el cerebro? Los dos de Victorino de nombres 'Pastelero', con el que no pudo Ureña, y 'Bocacho', que fue resabiado por culpa de una lidia infame, (recuerden aquí)


'Bocacho' fue el victorino más completo de 2017
para nuestro gusto...y el peor lidiado.

Hubo toros que se vinieron arriba en la muleta porque pasaron de puntillas por el primer tercio (el paradigma de ellos fue el 'Nenito' de Talavante (recuerden aquí). Seguro que esa circunstancia se repite este año cuando se simule la suerte de varas. La corrida de Rehuelga fue sobrevalorada a nuestro modesto entender (recuerden aquí).



Por cierto, en la corrida de Rehuelga el presidente se inventó esa vuelta al ruedo por su cuenta y riesgo. Dijimos entonces que algún día el señor Gómez terminará sacando el naranja. Al tiempo. 

Esperemos que haya visto en La Crau, donde estuvo presidiendo el otro día, el valor que dan muchos franceses al primer tercio. Ahí lo tienen concediendo una de las orejas que cortó Chacón:



En Madrid podrían bajar los presidentes al patio de cuadrillas a pedir a los diestros que dosificaran el castigo y pusieran los toros largos de manera progresiva (no se preocupen, que no lo harán).

Por supuesto que aquí no vamos a analizar la feria dado que hay aficionados muchísimo más preparados para ello que nosotros. La buena noticia inicial es que empezamos con una novillada de Guadaira que, en nuestra opinión, es de lo más interesante procedente de Domecq. 


'Mandón', uno de los novillos de Guadaira para esta tarde, de 475 kilos.

No obstante, ya cambiaríamos cualquiera de las novilladas de este san Isidro por el desafío que tendrán en Pedrajas de san Esteban este verano...

Es posible que asistamos a más percances que nunca. Los toreros se confían demasiado ante la obediencia cada vez más ciega de los toros actuales. Ya vieron que Javier Cortés, al culminar una tanda de destoreo, se quedó en el terreno del toro de manera suicida y se llevó el navajazo. Aquí lo ven, mal colocado tras pivotar después del segundo pase de la tanda:



Cambio de mano con intención de quedarse en el sitio sin ser consciente de la condición del toro:


Se piensa que el toro irá a la tela y no se enmienda:


El toro manseó en el caballo pero en la muleta se vino arriba y no era el choto bobalicón:


Pero es que incluso un choto lo hubiera arrollado porque es lo que hace cualquier toro si te quedas en su terreno:


Cortés pensó que ese torazo de Joselito, pasado de trapío para nuestro gusto, obedecería al trapo como las terneras al uso. Error suyo y error grave, lo cual no quita que nos deparase la emoción posterior de su gesto de Torero al quedarse en el ruedo.

Alguno ha criticado quizá con excesivo rigor la estocada recibiendo que pegó. Estamos seguros de que recibió porque no se fiaba de su pierna herida en el volapié. A nosotros ni se nos ocurre criticar ni la estocada ni que tirara la muleta.



La espada quedó perpendicular y el toro tardó en morir pero él no quiso marcharse hasta que dobló. Fue un gesto que le honra y muy especialmente en esta sociedad infantil, buenista y acomodaticia en que nos movemos. Bravo.

A ver si resultará que los mejores momentos de emoción y de temple ya los habremos vivido antes del inicio de la feria. Nos referimos a esta emoción difícilmente superable que se vivió con la cornada a Cortés y al temple de Fortes con el torete de Victorino el Domingo de Ramos. 


FOTO: Julián lópez

Esperemos que dentro de un mes tengamos más recuerdos buenos que los pocos que guardamos del san Isidro de 2017.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.