Follow by Email

miércoles, 29 de marzo de 2017

TOROS SIN IDEAS

Ni buenas ni malas, nada. Hasta los portales comerciales se rinden a la evidencia y no tienen más remedio que reconocer que lo que se ha visto en las primeras ferias de la temporada es 'dulzura', 'poca transmisión', 'escaso fondo, 'almibarada condición', 'cómodos', 'blandos', 'bajos de raza', 'deslucidos', 'apagados', 'descafeinados'...

Han salido toros con los que los maestros se han permitido todo tipo de monerías. Véase aquí a Talavante con uno de Garcigrande:



O aquí a López con un juampedro:



Eso sí, naturales hondos, ni uno. Luego sus corifeos nos vendrán con que los toros actuales cogen más que nunca. Claro, por la propia confianza de los diestros ante estos bichos cuando no su absoluta temeridad (como Roca, que ya lleva tres cogidas en tres meses si no hemos contado mal, recuerden aquí). 

Podremos discutir con ustedes nuestras manías sobre el destoreo al 'quitarse' del viaje del toro para componer la figura, sobre las estocadas ventajistas o atrabiliarias o sobre ese tío vivo ridículo y mareante como el que propició el triunfo de Talavante. Pero lo indiscutible es el borreguismo de estas corridas iniciales (con la excepción, según se dice, de la novillada de Las Ventas). 

Se pasa miedo viendo este formidable desplante de Castella tras haber dominado a una fiera de Cuvillo en Valencia:



Este toro de Juan Pedro venía picado del campo, o sea que López eliminó el primer tercio. Por eso acudía a la muleta como un tren:



Es lo que hubiera sucedido con los victorinos de Arnedo si no les pegan tanto en el caballo pero los diestros de aquel día no se dieron cuenta de que eran toros muy manejables y colaboradores aunque llevasen la corona de Albaserrada. 

En la corrida castellonense de Juan Pedro salió un primero bravucón que derribó dos veces, vean la secuencia porque mete los riñones con fe pero sale descaradamente suelto en ambas ocasiones:







Si esta pelea la llega a hacer un toro de otra ganadería, en muchos blogs toristas no se hablaría de otra cosa -y se obviaría que canta la gallina huyendo suelto, por eso decíamos lo de bravucón, lo pueden comprobar al comienzo de este vídeo-. 

En la faena de Ponce esa tarde se aprecia un detalle ya habitual en las ganaderías comerciales: tras cada pase el toro se distrae como si la cosa no fuera con él. Por eso es fundamental no quitarle la muleta de la cara e ir pivotando sobre la pierna de entrada montando el cargante tíovivo a que nos referíamos antes. Vayan al 7'28'' pulsando aquí. Hay que tomar biodramina para aguantar esa forma de torear, en este caso, de Talavante.

Por supuesto que el tal 'Pasmoso', al lado de todo esto que ha ido saliendo, es 'Jaquetón' ¿Ustedes lo pondrían a padrear? El ganadero no lo duda (y aún menos cuando tienes mil vacas). Es un tipo de toro ideal para este espectáculo posmoderno en que los toros ya no se caen como antes y encima colaboran desinteresadamente con el torero.


FOTO: Isma Sánchez

Hace veinticinco años el torero ejercía de enfermero con aquellos animales que rodaban por los suelos. Ahora, con estos toros que gatean, el maestro compone la figura a su paso sin atreverse a obligarles a nada no vaya a ser que los rompa.

Luego, algún señorito como Castella tira la oreja y saluda con infinito desprecio al presidente porque el niñato se enfadó ya que quería dos y no una (vayan al 5'50'' de este vídeo). Lo hizo tras una estocada pasada y caída, tirando la muleta y perfilándose fuera de la suerte. Ahí lo tienen, medio metro fuera:



Hombre, la verdad es que a López le dieron una con un espadazo que se le fue bajo y al lomo. Y que conste que hizo bien la suerte de recibir, no como sus volapiés, que son siempre nefastos:



Vean cómo intenta aprovechar que el toro pasa por su lado para quitarle rápidamente el estoque al ver dónde ha caído y temiendo quedarse sin trofeo: 





Tanto da, cortó la oreja igualmente a base de un penoso arrimón sin ningún mérito (recuerden aquí):



El mismo toro había protagonizado un espectacular topetazo de salida contra el burladero:




Esa misma tarde, Varea, otra de las esperanzas blancas, se limitaba a copiar a El Juli, vean si no:



Curro repetía que a él no le daban miedo los toros sino las ideas de los toros. Hoy en día podría ser el más valiente del escalafón porque estos animales no tienen ideas, ni buenas ni malas. Eso sólo tiene un nombre que es falta de casta, o sea, de temperamento (recuerden aquí).

Cañabate decía que los ganaderos ya no criaban toros con casta porque se los tendrían que comer con patatas: 'crían borregos para que los maestros se los coman con sus muletas'

Entre Valencia y Castellón, El Juli, Manzanares, Castella, Ponce, Talavante y López tienen que haber cogido una indigestión con tanto borrego como plato único. Y lo que les queda. 

Al final conseguirán que añoremos los toros de Saltillo en san Isidro (pulsen aquí, especialmente para leer los comentarios). Fueron los que venían vacunados ¿recuerdan? Por lo menos aquéllos tenían ideas... 

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

sábado, 25 de marzo de 2017

INSTINTO MATERNAL EN LA RUIZA

Nos íbamos a quitar el mal sabor de boca de nuestra entrada anterior por culpa de los victorinos de Arnedo yendo a la corrida concurso de Zaragoza pero nuestro gozo, en un pozo. Por eso nos lo quitaremos dando una vuelta por el campo onubense en la ganadería de Prieto de la Cal.



Es que el elenco ganadero escogido para la corrida de Zaragoza es Partido de Resina, Cuadri, Alcurrucén, El Ventorrillo, Flor de Jara y Ana Romero. Qué pereza ¿no creen?



Éste de aquí abajo es 'Novatón', el semental más cornalón de la ganadería. Observen que está bastante escurrido en comparación a cuando lo veíamos hace un año:





Resulta que le pegaron una cornada en el vientre y desapareció durante quince días entre los eucaliptus de la finca. Cuando lo daban por muerto, reapareció con su fea herida muy difícil de drenar. Al final se ha salvado, como pueden comprobar. Lo sorprendimos en plena convalecencia.

Este es 'Farolero', que estaba, lógicamente, más lustroso que el anterior. Es jabonero astracanado y está a la espera de que se le asigne su lote de cuarenta vacas durante unos tres meses:



No como éste al que una de su harén intenta cortejar:



De esa relación podría salir uno como este novillo que se lidió en Madrid en julio de 1959:



La genética tiene sus cosas. Mendel disfrutaría en esta ganadería más que con sus guisantes. Un becerro como éste de abajo podría tener una madre de igual pelaje:



Esta es la prueba:



Pero fíjense en esta vaca tostada con su hijito jabonero:



O esta otra negra mulata, con su becerro jabonero berrendo (recuerden que debemos poner primero la capa predominante cuando describimos un berrendo, tal como les explicábamos aquí). A ver si se fijan en un detalle del pequeñín rarísimo en esta vacada:



Efectivamente, es lucero. A continuación tienen tres aparejados. El primero, colorado berrendo:



El segundo, jabonero berrendo:



El tercero, castaño berrendo y ojinegro:



Aquí tienen una madre castaña, carinegra, bociblanca y veleta. Observen la parte superior de la pezuña:



Deberíamos denominarla 'corona negra', como hacen los argentinos en su vacuno mansoEn cambio, ésta es colorada ojinegra y bocidorada:



Ésta también es veleta pero negra mulata:



Se diferencia de ésta, que es tostada, típica pinta de Veragua. Además es corniabierta y cornialta:



En esta corrida celebrada en Zaragoza, la crónica calificó uno de los toros de Prieto de la Cal como 'colado'. Las calificaciones de 'pajizo' o 'trigueño' sí que nos suenan pero ésa de 'colado', no. Éste es Luis Miguel, que terminó saliendo a hombros:



También salió a hombros aquella tarde Pepe Dominguín al que vemos en un sensacional par de banderillas. No hay duda de que es uno de los tres mejores banderilleros de todos los tiempos (pongan ustedes los otros dos que quieran). Atención:



Completaba ese cartel de mayo de 1951 José María Martorell, torero cordobés muy querido en Barcelona donde el año anterior había cortado un rabo. 

A los amigos lectores que disfrutan con las vacas les enseñamos estas jaboneras de diferente encornadura desde la más corniabierta hasta la más corniapretada:





Todo lo que comen estos animales se cultiva en la finca: habas, avena, heno y triticale (mezcla de trigo y centeno). Son ochocientas cincuentas hectáreas dedicadas íntegramente a la ganadería.


Pero la más cornalona es melocotona, ahí la tienen:



Este novillo jabonero sembró el pánico en Madrid en la tarde en que se despedía de novillero Gregorio Sánchez, que salió a hombros como tantas veces repetiría en Madrid hasta su lamentable despedida (recuerden lo bueno aquí y la aciaga tarde del adiós aquí). Se observa a los dos picadores descabalgados:



Para pánico de verdad el que se vivió en 1988 en la novillada de Parentis. Los periódicos franceses titularon unos 'une tarde de cauchemar' (una tarde de pesadilla). En aquella novillada debutó Rafael como mayoral, cargo en el que sigue hasta hoy (el ganadero actual había debutado antes, en Tarragona, a veinte metros de donde les escribimos, el 19 de agosto de 1984). 

El mayoral histórico de la casa fue don José Doblado, a quien vemos en el burladero en este tentadero. Lo que se tienta es una vaca, no se equivoquen:



Pero debe de tener cinco años por lo menos. Resulta que en la última época de don Tomás Prieto de la Cal y Dibildos se dejó de tentar por diferentes cuestiones. Esa es la explicación de que, cuando se retomó la faena, saltasen al ruedo vaconas como la de la foto. Prieto de la Cal padre mantenía tres líneas en la ganadería porque llegó a tener doscientas cincuenta vacas. Hoy hay ciento ochenta de vientre, de las cuales el año pasado parieron ciento sesenta y cuatro, lo que viene a ser una excelente proporción.

Esperemos que no ocurra aquí lo que ha pasado en Conde de la Maza (pulsen y lean la historia demencial causada por los tejemanejes veterinarios).

Hablando del padre, esta esquela apareció en el ABC en 1951:



A éste que vuela arrollado por un novillo de la casa es difícil identificarlo:



Es Félix Saugar 'Pirri', que, salvo error, no llegó a tomar la alternativa pero fue gran subalterno, entre toros, de Esplá. La foto es de octubre de 1953 en Madrid. Otro novillero esta vez en Zaragoza, también con veraguas, estamos en 1949. Es Dámaso Gómez:



Hemos localizado la crónica a esta corrida que se celebró en Burdeos en 1961. Es histórica:



Y es que se produjo un accidente con el derrumbe de una escalera y murió una espectadora. Fue el último festejo que se celebró en esa plaza ya que se ordenó su demolición. Hasta 1987 no volvió a haber toros en la bonita ciudad francesa. Fueron en el nuevo coso de Floirac con toros de Lupi, que lucían el hierro de Asmesnal que había comprado en Sayago. 

Por cierto, creemos que esta foto antigua está hecha en la plaza de Burdeos derruida pero no lo podemos confirmar. Llamamos su atención porque el puntillero va por detrás, que es como se debería hacer, no por delante como se empeñan hoy en día mientras el toro lo ve todo y se tapa. Quizás sea más lucido ir por delante pero nosotros entendemos que la labor del puntillero es de matarife y no está para lucirse sino para ser efectivo:



Recuerden ustedes que 'El Yiyo' nació en Burdeos. 

Volvemos al campo. La tarde va declinando mientras estos hermanos retozan entre los árboles:



Una parejita jabonera, aunque de mayores serán uno claro y el otro ordinario:



Esta madre se ha quedado sola entre los árboles:



Y esta espléndida señora melocotona se despide de nosotros mientras cae el sol en La Ruiza:



Nuestro propósito era darnos un paseo con ustedes por el campo para quitarnos el mal sabor de boca de los primeros festejos de la temporada, plenos de vulgaridades y de triunfalismo vano tanto en toros como en toreros. 



Esperemos que les haya sentado tan bien como a nosotros.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.