Follow by Email

martes, 17 de enero de 2017

LA GUARDIA CIVIL SALVA A MANOLETE DE UN LINCHAMIENTO

PERO ¡QUÉ GRAN ESTOCADA!

Todas las figuras han tenido un día aciago. Los seguidores de nuestro modesto blog los pueden ir coleccionando: Joselito en Valencia (pulsar aquí) y Domingo Ortega o Lalanda en Sevilla (recordar a ambos aquí). Manolete tuvo su día nefasto en Soria.


En su casa nueva de Córdoba, es el 11 de julio de 1944 (Colección Bejarano)

Fue el treinta de agosto de 1943. Salvo error, la única vez que toreó en Soria. Este era el cartel:



Manolete vistió de verde y oro. Pepe Luis no vino y fue sustituido por un buen lidiador, Pepe Bienvenida. Los toros eran patasblancas de Arturo Sánchez Cobaleda, divisa morada y grana, que solían anunciarse con el paréntesis de 'antes Paco Villar', o sea, la rama de Cobaleda cuyos descendientes fueron al matadero como explicábamos en esta entrada (y lean los comentarios, que tienen mucho interés).


(Colección Bejarano)

Éste de la foto de abajo es uno de los pupilos de Cobaleda cinco años después en Zaragoza (observen que el picador tiene que tapar la salida para evitar el batacazo):



El maestro cordobés llevaba en el pecado la penitencia. Nos referimos a que la quietud y el hieratismo eran su tarjeta de presentación. El público soriano esperaba verle quieto y los pegajosos patasblancas no se lo permitieron. Uno como Manolete no sabía correr y en España nunca se ha perdonado al torero al que se le nota el miedo (¿verdad, Curro?). Cosechó pitos en el primero y gran bronca en el segundo. A la salida, lo esperaban 'para correrlo a palos' como dijo un testigo presencial. La Guardia Civil tuvo que protegerlo y lo sacó de allí apuradamente.


Triunfo en Barcelona, es el 22 de junio de 1947 tras cortar un rabo a un toro de Bohórquez (Colección Bejarano)

De novillero, había quienes achacaban su quietud a falta de recursos. Y es que la fama de Manolete en sus inicios venía de su perfección a la hora de matar, no de su toreo. A nosotros nos gusta más como matador que como torero, o sea, más con la espada que con la muleta. Manolete es un ejemplo en sus estocadas de lo que les comentábamos aquí hace seis meses.

Estarán ustedes de acuerdo en que era un torero corto, así lo calificó siempre su padrino de confirmación, Marcial Lalanda. Pero su forma de torear, entonces novedosa, hacía que le valieran todos los toros (menos los de Soria aquel día). 


Para quedarnos con buen sabor de boca les mostraremos la secuencia de una espléndida estocada del maestro. Antes les diremos que también tenía su relación con Tarragona por parte de madre. Resulta que el primer matrimonio de doña Angustias fue con el sobrino del que inauguró la plaza de toros de nuestra ciudad en 1883. Efectivamente, fue la esposa de 'Lagartijo Chico', ya que la inauguración la protagonizaron su tío, el primer califa, mano a mano con Paco, el hermano de Frascuelo, que no pudo venir por lesión. Las reses fueron de Antonio Hernández.


Con Doña Angustias vistiendo un batín rojo; al fondo, el crítico José Luis de Córdoba (Colección Bejarano)

La estocada que nos ocupa se la recetó a este 'Platino', toro de la ganadería de Coaxamalucán, de la que, salvo error, sólo mató cuatro toros en su vida. Fue el diecisiete de febrero de 1946 en la plaza de El Toreo de la Condesa, en Mexico D.F. (por cierto, la plaza la cerraron definitivamente cuatro meses después):



Alternaba con Pepe Luis y con Luis Procuna. Los tres cortaron sendos rabos pero el respetable enloqueció con Manolete aunque, por lo que se aprecia en las imágenes, el toro es un torete. Aquí vemos esa tarde a Manolete con la derecha:



Y al natural. Observen que presenta la muleta plana en ambos pases (hoy van diciendo algunos que el pico es algo inevitable...):



Pero lo extraordinario fue la estocada que recetó. Hemos capturado las imágenes para poder recrearnos. Observen que se perfila a la distancia correcta, con la muleta bien liada y la mano del estoque en el pecho:



Avanza arrastrando la pierna y sin echar el brazo por delante para asesinar al toro:



No tapa la cara al toro en el momento del embroque y no ha adelantado la mano para clavar antes de tiempo (no olviden que a los toros se los mata con el pecho):



Clava con los pies en el suelo y su cabeza está al lado de la empuñadura, señal de que ni se ha dado ventaja alargando el brazo ni, sobre todo, se ha salido de la suerte:



No salta, no tapa la cara del toro y cobra una entera:



Tampoco se queda en la cara del toro como los que matan con miedo sino que sale por el costillar:



No ha tirado la muleta para aliviarse como hacen tantos hoy en día y fíjense en que la estocada ha quedado en lo alto:



Pero es que, además de lo dicho, el maestro lleva a cabo la suerte con una gran lentitud, como debe ser. Lo pueden comprobar pulsando aquí, yendo al 1'40''. Hay que matar a cámara lenta, no al estilo de nuestros maestros actuales, que corren como gacelas en dirección al toro. 

Con razón se decía que, matando tan despacio, tarde o temprano tendría Manolete un disgusto gordo.


Verano de 1946 en la finca de Fuentelaencina, Guadalajara. Uno de sus escritores favoritos era Stefan Zweig, con lo que celebramos su buen gusto (Colección Bejarano)

Hay muchas cosas que alabar en el torero cordobés: su empaque, su quietud, su personalidad y su seriedad. También su capacidad para ligar aunque fuera colocándose al hilo del pitón. No olvidemos tampoco su intachable profesionalidad, que le llevaba a aparecer cuatro o cinco veces por temporada tanto en Madrid como en Barcelona (cuando Barcelona era lo que era). 

Y una cosa clave en su toreo, la naturalidad, algo que en nuestros días brilla por su ausencia y que nosotros echamos tanto de menos, ya lo saben.


Manolete sonriendo, cosa rara. Es Barcelona el 31 de agosto de 1945.
Toros de Vicente Muriel, cortó dos orejas (Colección Bejarano)

Pero, por encima de lo dicho, Manolete fue uno de los mejores matadores de toros. Nos despedimos con otra secuencia que hemos capturado, en este caso del toro 'Ratón', sobrero de Pinto Barreiros en corrida de Alipio al que cortó las dos orejas. Es el seis de julio de 1944 en Madrid. Creemos que la estocada es inferior a la que hemos comentado porque, si se fijan, el toro colabora menos y el maestro se ve obligado a alargar el brazo más que en la anterior. Comparen la tercera imagen de abajo con la cuarta de la estocada mexicana.

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.









domingo, 15 de enero de 2017

CAMINO CONTRA LINARES

Nuestro amigo Fabad hace una entrada en su blog que titula 'Combates en el ruedo' (pulsar aquí). De lo que comenta, sólo precisar una cosa. El célebre intercambio de golpes entre Camino y El Cordobés en Aranjuez después de que Camino hiciera un quite al toro de Benítez, creo que no fue porque 'le descubriera' el toro sino porque sus chicuelinas pusieron al público en pie. Eso dio rabia al Cordobés (recuerden que lo comentábamos aquí). Ésta fue la primera:



Y ésta la segunda:



Era el año 1965. Tras la ovación se empezaron a oír gritos de 'Manolo ¡aprende!' que sentaron fatal a El Cordobés como pueden ustedes imaginar. De las palabras pasaron a los hechos:



Así es como lo tenemos entendido nosotros pero lo decimos desde la inmensa precaución que supone discrepar con un hombre que tiene el Cossío en la cabeza (y no es una frase hecha).

Viene todo esto a cuento de que, en los comentarios a su entrada, sale a relucir la discusión que sostuvieron en antena el propio Camino con Sebastián Palomo. Fue en el programa 'Directísimo' que, con gran maestría y suprema elegancia, presentaba José María Íñigo. Estamos en 1975, sólo había una televisión en España y la audiencia era millonaria con ocho cifras.

Palomo era siete años más joven que Camino y la tensión comienza cuando el mayor se refiere al otro como 'este mushasho, un chico joven...' Palomo aguanta un rato pero al final salta: '¡Yo no soy un mushasho, soy un tío!'



El de Camas, con más facilidad de palabra, le perdona la vida diciendo: 'mira, vamos a ser educados porque hay millones de personas viéndonos; si quieres, en la puerta nos partimos la boca, pero aquí delante, no'. Palomo acepta el reto y queda muy bien cuando se serenan ambos contendientes y el de Linares dice 'a mis compañeros los respeto a todos y a ninguno lo llamo muchacho'.

Pulsen aquí y asistirán a los tres minutos de enfrentamiento.

Ni que decir tiene que en la televisión nauseabunda actual el entrevistador hubiera echado más leña al fuego para conseguir audiencia. Aquí, Íñigo consigue que la cosa no se salga de madre.

No obstante, en nuestro mundo buenista y sentimental, se echa de menos un poco de rivalidad entre los toreros. No queremos que se peguen pero sí que compitan en quites, por ejemplo, o en hacer un buen primer tercio de cara al espectador. Hoy se invitan a las bodas y en la plaza son como hermanos.


En la boda de Cayetano

No son sólo los toreros. Los futbolistas se besuquean en el túnel de vestuarios antes de salir a jugar ¡No os beséis antes! Después, lo que queráis pero antes, no (sigan el ejemplo del rugby).

Volviendo a los toros, ¿cuánta competencia en quites vieron los sufridos aficionados madrileños durante San Isidro? Quizás deberíamos conformarnos con decir ¿cuántos quites vistosos se vieron en ciento cincuenta toros aunque no hubiese competencia?

En fin, que, como decimos, echamos de menos un poco de pimienta en el ruedo aunque sin llegar a las manos, por supuesto.

NOTA: una vez escrita la entrada encontramos esta declaración de Camino al Diario de Sevilla donde curiosamente se refiere igual que nosotros al 'besuqueo':

"El Cordobés y yo estuvimos sin hablarnos un par de meses. Lo que no entiendo es que hoy se besen en un patio de cuadrillas. Cualquiera le daba un beso a Luis Miguel, a Ordóñez o a Rafael Ortega. Yo al único que le daba un abrazo en el patio de cuadrillas era a mi compadre, Diego Puerta. Si le doy un beso me da una hostia. En la plaza hay que tener muy mala leche. Hay que intentar ser el mejor. Otra cosa es la calle, donde tienes que ser una persona normal. Pero en la plaza... a mi nadie me gana la pelea".


Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.

viernes, 13 de enero de 2017

LOS TOROS DE CUADRI PARA SIMÓN CASAS EN 2017

Don Fernando Cuadri tiene apartados quince toros para Simón Casas este año. Les enseñamos algunos de ellos para que se vayan haciendo una idea.



Llegábamos a Comeúñas cuando aún era noche cerrada. El sol salía lentamente y la temperatura no pasaba de tres grados:



La sangre no llegó al río y las diferencias que hubo entre Casas y Cuadri a raíz de aquella corrida de Fallas, que el empresario eliminó sin avisar al ganadero hace dos temporadas, han quedado olvidadas. Casas es un político y hay que tomarlo como tal. Tenemos que aceptar que la fiesta de toros estuvo al principio en manos de los ganaderos, luego de los toreros y, hoy en día, de los empresarios.



Los aficionados a la ópera lo entenderán con una comparación parecida: al principio mandaron los directores encabezados por Toscanini, luego se hicieron los amos los cantantes y desde hace bastante tiempo padecemos la dictadura de los directores de escena. 



¿Se han fijado en que Casas pone una vela a Dios y otra al demonio? Lo que se rumorea de momento es que en Madrid quiere contentar al aficionado más bien serio mientras que en Valencia sigue haciendo felices a nuestras queridas figuras ¿Qué hará en Zaragoza?



Ya ven que los primeros rayos del sol van iluminan tenuemente los toros de Cuadri:



Ahí tienen al catorce todavía medio dormido mientras el seis lo obliga a cambiar de comedero:



El seis se queda solo esperando que le empiece a tocar el sol para calentarle la badana:



Aquí lo tienen, es el toro más badanudo de todos los apartados para el empresario francés:



Y el catorce ya no tiene quién le moleste. Presenta esa encornadura ligeramente veleta típica de Cuadri y la testuz marcada por rascarse contra los árboles:



El diez ya está cuajado y es un poco más corniapretado que el anterior:



Muchas veces en el campo no dan la medida de su musculatura. En la plaza la lucen mucho más, vean:



La camada es corta, sólo había treinta y dos toros cuando lo normal está en torno a cincuenta y seis. Además, uno de los cinqueños se mató peleando, otro se rompió una pata también pegándose, dos se inutilizaron los cuernos... O sea que saldrán tres corridas esta temporada: Madrid, Azpeitia y ¿Zaragoza?

Fíjense en que este doce tiene las típicas pezuñas tan bonitas de Cuadri. Parece que lleve botines:



El año pasado estuvimos en Azpeitia para comprobar que todos los toros empujaron en la primera vara pero los tres que tomaron dos salieron totalmente sueltos en la segunda (recuerden aquí). Las embestidas fueron de ensueño. Nunca había visto quien esto escribe una corrida de Cuadri tan dulce para los toreros, observen cómo humillaron prácticamente todos:



Volviendo a la camada, hace cuatro años llovió mucho, ya se lo decíamos aquí hablando de Miura. Suele suceder que nazcan más hembras que machos en año de lluvias, nos lo explicaba el 'niño sabio de Trigueros', ¿recuerdan?

Para 2018, la cosa es normal, con cincuenta y pico novillos todos negros (una novillada irá seguro a Calasparra). Este año sólo hay uno castaño que morirá en Azpeitia. En las generaciones siguientes vienen de nuevo más castaños que les mostraremos en otra entrada (alguno de ellos ya lo vieron en nuestro blog cuando era un becerro).



Por fin acaba de salir el sol y somos ahora nosotros los que nos calentamos los dedos para retratar al que tiene más cara de todos:



Aquí lo ven con detalle:



Este es el staff de Comeúñas: Fernando, su sobrino Antonio, Gaspar y Juan. Ya pueden adivinar por la indumentaria que hacía fresco:



Pero al final quedó un día espléndido como pueden comprobar y los toros lucen lustrosos bajo el sol de Gibraleón, a cuyo término municipal pertenece la mayor parte de la finca:



Nos despedimos con un toro que también es de Simón Casas. Se trata del que está reseñado en principio para la concurso de Zaragoza, este cuatreño cornalón, veleto y corniabierto:



Esperemos que esta temporada la divisa tricolor reedite un éxito como el que tuvo en la feria de abril de 1965. Este es Diego Puerta, que cortó las dos orejas a 'Tratante' y dio dos vueltas al ruedo:



Aquel año el triunfador de la feria sevillana fue 'Diego Valor'. La foto central es de la estocada que le valió esas dos orejas:



Pero aquella tarde el que se llevó la vuelta al ruedo fue este 'Fritero', lidiado por el mexicano Joselito Huerta, que no pudo con él debido a que el toro tenía 'exceso de acometividad y de bravura' según la crónica:



En El Ruedo hicieron los honores a don Celestino:



Aquí tienen la reseña de ambos cuadris para el recuerdo:



¿Cuál sería el toro de Cuadri ideal para nosotros? Fácil: uno que peleara en el caballo como 'Trastero' en Valencia...

FOTO: http://descabellos.blogspot.com.es/2014/07/trastero-y-rafaelillo-gloria-la-bravura.html

...y embistiera en la muleta igual que 'Comino' en Castellón:



¡A ver si hay suerte!

Saludos cordiales desde Tarragona. Rafa.


El crepúsculo del día anterior en Comeúñas